Nacionalismo

“Las naciones, por tanto, no son algo natural, así como tampoco han sido los estados nacionales el destino final de los grupos étnicos y culturales. De este modo rechaza Gellner el mito de los nacionalistas. El nacionalismo no es el despertar de unas supuestas unidades míticas naturales dadas. Son, más bien, la cristalización de nuevas unidades culturales posibilitada por las condiciones que la sociedad industrial impone”.

Vicente J. Díaz Burillo.

Índice

 -Introducción: el concepto “nación”.

 -Gellner y el nacionalismo.

-La teoría: una filosofía de la historia.

-Hacia la sociedad industrial.

-La época del nacionalismo.

Conclusión: algunas críticas al modelo de Gellner.

 -Bibliografía.

 _________________________________________________________________________________________ 

Introducción: el concepto nación.

El término nación es posiblemente uno de los más escurridizos de  las ciencias políticas. Si bien es cierto que podríamos hacer una clasificación de las diferentes perspectivas desde las que se trabaja cuando se hace con este concepto, también lo es que no existe un modelo teórico que englobe todas sus manifestaciones. La complejidad del término hace que cada autor, dentro de sus propios parámetros de investigación, opte por una y otra definición según convenga a sus intereses.

Quizás la escasa atención que durante algunos años se le prestó a un problema como este pueda estar detrás de esas confusiones. Tanto desde el liberalismo como del republicanismo, y tras la Segunda Guerra Mundial, en la que el nacionalismo extremo del nazismo y fascismo desprestigió este problema, se había soslayado esta temática, creyéndola obsoleta y zanjada de una vez para siempre. No ha sido así. La desintegración del bloque comunista a finales de los ochenta y principios de los noventa, o la propia ampliación de la Unión Europea, desde la que se han visto los problemas ya no solo de asimilar a los países de nuevo ingreso, sino en la propia incapacidad de que los países originarios vean difuminadas sus soberanías en pos de una mayor unidad y capacidad de gobierno desde las instituciones europeas, han puesto de nuevo sobre el tapete un problema como el que atañe a la reflexión sobre el Estado-nación.

En este primer apartado, y con ánimo únicamente de aclarar los términos con los que nos encontraremos a lo largo de este breve ensayo, haré una clasificación de las diferentes perspectivas con las que nos podemos encontrar cuando trabajamos con los autores que tratan el tema del nacionalismo. Considero que esto es necesario, porque posiblemente muchas de las discusiones y confusiones que se dan en torno a esta problemática, vienen en primer lugar de no especificar desde qué parámetros estamos hablando cuando lo hacemos de nacionalismo. En este sentido, es evidente que un primordialista como Adrián Hastings, no se entenderá con un modernista como Ernest Gellner, no solo porque desde sus investigaciones lleguen a conclusiones diferentes, sino porque la idea misma de nación que les guía les impide precisamente ponerse de acuerdo.

Dicho esto, en un primer momento podemos dividir a los autores según traten este problema desde parámetros que podemos llamar primordialistas, o según lo traten desde parámetros modernistas. Los primeros acuden a buscar los orígenes del nacionalismo, sus causas, más allá de la modernidad, en tradiciones culturales, simbólicas, étnicas incluso; el nacionalismo en este caso sería la cristalización de aquellas tradiciones en la toma de conciencia propia, como Estado ya formado (esta es una discusión interesante: ¿es desde la nación desde la que surge el Estado, o  al revés, es la nación la que surge del Estado? Gellner argumentará a favor de esta última opción, pero un primordialista como al que he hecho referencia[1], optaría por lo contrario).

Podemos especificar algo más esta diferenciación[2], señalando cinco escuelas fundamentales en el estudio del nacionalismo: los primordialistas, considerarían el parentesco, la lengua, la religión y el territorio como los atributos básicos de la nación y de la identidad nacional, a los que suponen inmemoriales e intemporales. Entre estos, como apuntaba, A. Hastings es bastante representativo. Según este, las naciones y el nacionalismo tienen un origen medieval, y no moderno como la mayoría de los autores afirmarían. Es la religión bíblica, y el desarrollo de las lenguas vernáculas, donde podemos encontrar el surgimiento de lo que será la nación y el nacionalismo.

Los perennialistas, por su parte, aceptarían el carácter moderno del nacionalismo, pero entenderían las naciones como expresión premoderna de identidades étnicas subyacentes. En este sentido, también los etnosimbolistas admiten la tesis modernista de que el nacionalismo y la nación son fenómenos modernos, pero llaman la atención sobre algunas estructuras premodernas, que formarían el “subsuelo” del nacionalismo, y que cabría encontrarlas en las identidades culturales, los símbolos, y las lealtades tribales, elementos estos que no son necesariamente inventados por las élites políticas y culturales.

Los modernistas, por su parte, entre los que podemos contar a Ernest Gellner, a Eric Hobsbawm o a Benedict Anderson, entienden las naciones como constructos políticos modernos, dirigidos por las élites e insertos en el proceso de modernización (qué entendamos por modernización es ya otra cosa).

Por último, los posmodernistas,  que afirmarían que las identidades nacionales se han fragmentado en el acelerado proceso de globalización y que están emergiendo nuevas identidades post-nacionales. Autores como H. J. König[3]son críticos con la modernista suposición de la nación como construcción cultural homogénea, y argumentan a favor de un cambio de perspectiva que sea capaz de asimilar la pluralidad de identidades que entraban en el juego de la formación de la nación. Aquella supuesta identidad que estaba a la base de las consideración de las naciones hoy se pone en duda, en un momento en que la globalización pone a la luz la debilidad de aquellos modelos, supuestamente homogéneos, debilitando, por un lado, las fronteras en el plano internacional, pero también en términos de identidades interiores al propio Estado, con la aparición de culturas indígenas, tribales, etc. König aplica su modelo a la situación latinoamericana, un espacio que, según él, no ha sido muy tenido en cuenta en la reflexión sobre el nacionalismo.

Esta primera aproximación al término nación, o al tratamiento que desde las diferentes perspectivas se le ha dado, puede servirnos para situarnos de lleno en nuestra problemática. Ernest Gellner, autor sobre el que girará este trabajo, se sitúa en la corriente modernista. Esto se hará evidente conforme vallamos avanzando. En lo que sigue, intentaré plasmar las reflexiones de nuestro autor en torno al problema del nacionalismo.

Gellner y el nacionalismo

En cualquier autor, las circunstancias desde las que parte, las condiciones que en cierta medida le definen, dejan su impronta en la obra que realiza. No solo la forma de enfocar los problemas o las soluciones propuestas, e incluso la misma elección del problema a tratar dice mucho de un autor, y las condiciones y circunstancias que le rodean seguramente tengan mucho que ver en esas primeras elecciones. Esto nos lleva, evidentemente, a decir algo en relación a las circunstancias de la vida de Gellner. Sus padres pertenecían a la clase media bohemia de tradición judía que se acomodó a la comunidad checa, desplazando la lealtad a la comunidad alemana, para así  asimilar  las nuevas circunstancias que el conjunto del peso demográfico estaba creando en Praga a finales del XIX. Gellner crecería en un hogar bilingüe, en el contexto de una ciudad multinacional. La lealtad a la república de Masaryk hizo que su familia permaneciese mucho tiempo en Praga, lo que le permitió contemplar el inicio de la ocupación alemana. La huída de su familia más cercana le permitiría seguir sus estudios en el St. Albans County School. Volvería a Praga y participaría en el desfile de la victoria en 1945, pero le sería imposible instalarse de nuevo en la ciudad checa. No compartía la candidez respecto al comunismo que se había instalado en la ciudad, sobre todo por el miedo a un resurgir alemán y a la sospecha de que desde occidente no se podría garantizar su seguridad. En cierta medida, sus miedos serían corroborados por la realidad. En este contexto Gellner no pudo dejarse de interesar por el nacionalismo.

-La teoría: una filosofía de la historia.

Comentó Gellner que “todos nosotros somos historiadores filosóficos ´malgré nous`, lo deseemos o no”[4]. Siempre partimos de alguna determinada comprensión de la historia, de alguna manera concreta de entender el tiempo histórico. En este sentido, podemos decir que tras los posicionamientos históricos, y como base teórica de los mismos, muchas veces inconsciente, está trabajando una determinada filosofía de la historia. Esta puede permanecer actuando de forma precrítica, inconscientemente, o bien, ser expuesta y examinada de forma crítica y rigurosa. Por esto segundo opta Gellner. Y lo hace en su obra El arado, la espada, y el libro. Aquí expone Gellner su concepción de la estructura de la historia humana. Se trataría, en definitiva, de examinar las raíces de sus ideas, para comprender mejor sus opciones. Este hecho, el ser capaz de asumir este trasfondo teórico fundamental, lo diferencia de muchos de sus colegas contemporáneos, que, posiblemente por las escasamente respetadas filosofías de la historia del XIX, sobre todo desde Hegel a Comte, pasando por Marx, muestran cierto rechazo hacia aquellos posicionamientos teóricos (seguramente por considerarlos demasiado “idealistas”).

Pero tan importante como su concepción de la historia, que a continuación esbozaré, es su definición de cultura. Esta juega un papel fundamental en su filosofía de la historia, porque como él mismo nos dice: “…las transformaciones históricas se transmiten mediante la cultura, la cual, es una forma de transmisión que, a diferencia de la transmisión genética, perpetúa los caracteres adquiridos. En realidad, la cultura consiste en grupos de características adquiridas. Una cultura es una manera distinta de hacer las cosas que caracteriza a una determinada comunidad y que no viene dictada por la dotación genética de sus miembros”[5]

Considero que es fundamental tener en cuenta el juego que Gellner establece entre su forma de estructurar la historia y su concepción de la cultura. Porque es precisamente aquí, en el paso de una cultura a otra, donde se produce el resquebrajamiento de los sistemas de conceptos e ideas que guían el pensamiento y la conducta (esto es la cultura), y es en una de estas rupturas donde Gellner situará el surgimiento del nacionalismo.

Pero cuáles son aquellas fases de la historia que señala Gellner. La humanidad ha pasado, nos dice, por tres etapas principales: 1) caza/recolección; 2) la sociedad agraria; 3) y la sociedad industrial. Gellner se preocupa muy bien de dejar claro que no existe una ley que determine la necesidad que todas las sociedades tengan que pasar necesariamente por estas tres etapas. De esta manera se aleja de las tradicionales filosofías de la historia del XIX, y evita, entre otras cosas, el problema de la predicción en cuanto al desarrollo de las sociedades. Aun así, Gellner no deja de señalar que estas tres etapas constituyen especies básicamente diferentes, a pesar de la gran diversidad que también predomina en estas categorías.

Podemos señalar algunas características de estos tipos de sociedad. Las sociedades cazadoras/recolectoras vendrían definidas por el hecho de que poseen pocos o ningún medio para producir, acumular o almacenar riqueza. Dependen de lo que encuentran o matan. Son sociedades pequeñas, y se caracterizan  por un bajo grado de división del trabajo. La división del trabajo,  así como los sistemas de legitimidad que implementan los líderes de las distintas sociedades, son aspectos fundamentales para entender el tránsito de un tipo de sociedad a otra, como iremos viendo.

Respecto a las sociedades agrarias, se caracterizan porque poseen medios de producción. Son estos medios de producción, además del almacenamiento de alimentos, los que constituyen las formas más importantes de riqueza en las sociedades agrarias. Son sociedades capaces de crecer hasta un gran tamaño, tendiendo a desarrollar una compleja diferenciación social, una elaborada división del trabajo. Dos especializaciones adquieren gran relevancia: la de los gobernantes, y la del clero especializado. Llama la atención Gellner sobre cómo estos tipos de sociedades valoran la estabilidad y, generalmente conciben el mundo y su propio orden social como básicamente estable.

Una sociedad industrial, es aquella en la que la producción de comida se convierte en una actividad minoritaria, y donde la producción se basa generalmente en una poderosa tecnología creciente. Gellner matiza que su utilización del concepto de sociedad industrial, posiblemente previendo futuras críticas, lo utiliza en un sentido amplio y genérico. Así, si la sociedad agraria se basaba en el descubrimiento de la posibilidad de producir comida, la sociedad industrial, en cambio, se basa más bien en el descubrimiento genérico de que la investigación sistemática y con éxito de la naturaleza y la aplicación de los hallazgos con el fin de aumentar la producción son factibles. La sociedad industrial, debido a su carácter técnico, está obligada a una continua innovación, lo que da como resultado una compleja división del trabajo, y una estructura ocupacional que cambia constantemente.

Varias cosas podemos decir a modo de corolario de este subapartado. Es importante tener en cuenta, sobre todo respecto al tema que nos ocupa, el proceso que va de la sociedad agraria a la sociedad industrial. Es en el tránsito de una a otra donde se producirá la posibilidad de aparición del nacionalismo. Elementos como la división del trabajo, o la movilidad social que las distintas sociedades determinan, son aspectos fundamentales para entender el proceso de su aparición.

La concepción de la sociedad industrial como una sociedad en la que la tecnología adquiere una importancia fundamental; la misma forma de entender la tecnología como aquella capacidad de extraer, por decirlo así, energía de la naturaleza de una manera creciente y constante; o la misma concepción de las sociedades agrarias como sociedades estables, frente a la sociedad industrial, sometida a una movilidad constante, en perpetuo crecimiento, etc., nos remiten a los posicionamiento filosóficos de su compatriota Jan Patočka[6]. El propio Gellner nos dice que asistió a sus clases[7], pero pese a que apunta que no entendió muchas de las cosas de las que hablaba, su influencia se deja ver en su propia concepción de la tecnología, de las sociedades técnicas, y en la diferenciación que Gellner establece entre las sociedades agrarias, estables, y las sociedades industriales, en continuo cambio. Patočka habla de la tecnología, de una determinada forma de entender la tecnología, como la característica fundamental de las sociedades modernas, que para él estaría representada perfectamente en la Alemania postbismarktiana. También atribuye los rasgos de estabilidad y movilidad a su diferenciación entre dos formas, no de sociedades, pero sí de concebir el mundo (de culturas, en términos de Gellner), lo que él llamó una sociedad a cubierto, estable, y una sociedad al descubierto, una sociedad abierta al continuo cambio. Pero este es un aspecto que no toca desarrollar en este trabajo.

-Hacia la sociedad industrial.

Como apuntaba, en el transcurso a la sociedad industrial, el paso de la cultura agraria a la cultura que define a esta sociedad industrial, donde se encuentras algunas de las aportaciones más interesantes de Gellner, y algunas de las afirmaciones que han creado más controversia en el mundo historiográfico[8].

Cuáles son los rasgos de esta cultura que marca la sociedad industrial. En su obra  Naciones y nacionalismo[9] Gellner acude a Weber para señalar algunos de los elementos que definen esta nueva mentalidad industrial. Es la noción de racionalidad la que determina, más que ninguna otra, este nuevo momento. Hume y Kant son dos pensadores que en aquel momento representan muy bien lo que Gellner quiere señalar: estos dos filósofos exploraron la racionalidad, creyendo ingenuamente, dice Gellner, que exploraban la mente humana, cuando en realidad lo que estaban haciendo era plasmar la lógica general del nuevo estilo cuyo surgimiento determinaría su época.

En la noción de racionalidad encuentra Gellner dos elementos fundamentales: la regularidad (en términos de coherencia y consecuencia) y la eficiencia, la selección racional de los mejores medios posibles para la consecución de unos fines determinados. Método y eficiencia son, por tanto, los rasgos de un espíritu total de racionalidad. Una racionalidad que se vería potenciada y, podríamos decir, objetivizada, en el desarrollo de una tecnología y una conciencia técnica que marcarán la forma de estar en el mundo en la sociedad industrial.

Podemos avanzar un paso más, como hace Gellner, y aplicar este modelo a la estructuración social. Si la sociedad agraria, el orden social tradicional, los lenguajes de la caza, de la agricultura, de rituales diversos, etc., forman sistemas autónomos, separados entre sí, no ocurre esto en la sociedad industrial, en la que todo remite en cierta medida al anterior parámetro de racionalidad. Esta mentalidad lo inunda todo. Hay una analogía entre la colectividad humana y aquella racionalidad, aquel mundo de hechos estandarizados y unificado, sometido a la disciplina del método cartesiano, que todo lo deconstruye y vuelve a construir para así estar seguros, para hacer pie, en un suelo firme que garantice la objetividad de nuestras construcciones. La analogía se da con las colectividades humanas uniformes y anónimas de una sociedad de masas.

Tenemos, por tanto, que la sociedad industrial es la objetivización, podríamos decir, de aquella racionalidad que determina las categorías culturales de su momento. La concepción de un mundo como algo homogéneo, sujeto a leyes sistémicas e indiscriminadas, y abierto a una exploración inagotable, implicó una visión completamente nueva que ofrecía nuevas posibilidades a explotar. En este sentido, señala Gellner que la sociedad industrial es la única que depende del crecimiento constante y perpetuo, de un continuo desarrollo. El ideal del progreso se inserta aquí, ese concepto que, a modo de una teología laica, determinará en gran medida la sociedad industrial, y que, siguiendo con las referencias teológicas, tiene en la tecnología su encarnación más patente.

Pero cómo se deja ver esto en el modelo económico. Esta sociedad de perpetuo crecimiento, de un continuo extraer las energías que la naturaleza nos ofrece[10], el crecimiento y la innovación constantes, requieren que las actividades humanas pierdan aquella estabilidad funcional que la sociedad agraria representaba. La sociedad industrial es una sociedad en constante cambio, que requiere por eso mismo, que las estructuras sociales se atomicen, y pierdan aquella estabilidad característica de la sociedad agraria. En términos socioeconómicos, la sociedad industrial, exigencia de productividad, requiere una división del trabajo compleja y refinada. En lo que a nuestro tema se refiere, este punto tiene una importancia fundamental, porque “el nacionalismo tiene su raíz en cierto tipo de división del trabajo, una división del trabajo compleja y, siempre y acumulativamente, cambiante”[11]

Esta división del trabajo es rápidamente cambiante, como lo requiere una sociedad en constante crecimiento. El cambio se produce constantemente en el plano económico como en el lugar de ocupación dentro de él. Y esto tiene consecuencias inmediatas  importantes. Una de ellas es que los hombres que en este sistema se insertan no pueden ocupar siempre el mismo puesto, y mucho menos durante generaciones. En la sociedad agraria, la posición se transmitía generacionalmente, los gremios constituían estancos cerrados y estables. No es así en la sociedad industrial, y la consecuencia inmediata de este nuevo tipo de movilidad social es cierto igualitarismo.

La movilidad social trae como resultado, por tanto, el igualitarismo. En este sentido, señala Gellner que el hombre puede aguantar las desigualdades si estas vienen santificadas por la costumbre; pero en la sociedad industrial, en la que la movilidad es lo común, la costumbre no tiene tiempo de santificar nada. El igualitarismo surge, por tanto, de una división del trabajo que exige una gran movilidad; movilidad esta necesaria en una sociedad que ha de satisfacer su enorme y agobiante sed de crecimiento.

Continuando con el argumento, es importante hacer referencia a la importancia de la formación del trabajador en esta sociedad industrial. Nos dice que lo curioso es advertir que en una sociedad de especialistas, como la industrial, en la que cada trabajador conoce su parcela de actuación determinada, sin embargo, pese a aquella atomización, sus sistemas están mucho más cerca de la mutua inteligibilidad. Los especialistas son menos en la sociedad agraria, pero sus lenguajes, sus sistemas de símbolos son inconmensurables. Esto se debe a que en la sociedad industrial la mayor parte de la formación es de tipo genérico, no está conectada específicamente con la actividad profesional de la persona, y además la precede. La formación se estandariza en la sociedad industrial, y se hace genérica hasta una edad muy avanzada. Esto se hace necesario, dice Gellner, porque la sociedad industrial requiere un “adiestramiento” sumamente largo y bastante completo: alfabetización, cálculo, hábitos de trabajo y fundamentos sociales básicos. Se trata en definitiva, de introducir al hombre en al mundo de la cultura, una cultura que, como vimos, tenía unas características determinadas.

Tenemos, por tanto, que una sociedad basada en una tecnología sumamente poderosa y en continuo crecimiento, una sociedad que exige una división del trabajo de una gran movilidad, exige también un sistema educativo genérico que sea capaz de introducir en la sociedad a los jóvenes. Y es interesante señalar que esa educación no vendrá ya dada por el grupo local o gremio al que el joven pertenece, sino que esta tendrá que venir dada por especialistas de esa cultura. Se forma de esta manera una exoeducación, que arrastra a los hombres fuera de su grupo local, para insertarlos plenamente en la sociedad industrial. De esta forma se una especial vinculación del hombre, no ya con el grupo local al que pertenecía, sino con la administración que le instruye. Es la administración la que asume el papel de guía en este momento, creándose así un sistema de identidades que nada tiene que ver ya con el parentesco, como ocurría en la sociedad agraria. Es el estado, por tanto, el que asume aquel papel de guía, de enculturador,  porque la única estructura capaz de controlar un aparato educativo tal. El estado se hace con el control de la cultura, es él el que la transmite, y respecto a él con que los hombre se empezarán a sentir identificados. De esta manera se cierra el argumento de Gellner en torno a la configuración de la sociedad industrial. De aquí en adelante podemos hablar ya de nacionalismo.

-La época del nacionalismo.

Estamos insertos, por tanto, en la sociedad industrial, y esta lleva acompañada, como decíamos, una homogeneidad cultural que exigirá el nacionalismo. No es el nacionalismo el que impone la homogeneidad cultural, aclara Gellner, sino que la misma sociedad industrial impone esta homogeneidad que acabará aflorando en forma de nacionalismo; este refleja la necesidad objetiva de homogeneidad.

El estado industrial moderno se caracteriza, como apuntábamos, por la movilidad constante de la población, la alfabetización y enculturación genéricas, etc. La población abandona sus anteriores identidades al pasar de la sociedad agraria a la industrial. Ya no se muestra el mundo como ese lugar seguro y estable, inmutable, sino que las identificaciones cambian, se magnifican. Y señala Gellner que las paupérrimas víctimas del primer industrialismo no se sienten atraídas precisamente por pequeñas plataformas culturales; preferirán las grandes estructuras culturales, con una buena base histórica. Este es el principio operativo del nacionalismo. Pero lo que no se puede predecir, nos dice Gellner, es que opción cultural será la que triunfe. En este sentido, se podría decir que el nacionalismo está destinado a imperar, pero no lo está ningún tipo de nacionalismo determinado. De hecho, una gran parte de las culturas potencialmente capacitadas para desarrollarse en forma de nacionalismo no llegan a desarrollarse. Es la contingencia histórica la que determinará qué cultura, o qué grupo cultural, tomará la forma de un nacionalismo desarrollado.

Por eso señala Gellner que “el nacionalismo, aunque se presente como el despertar de una fuerza antigua, oculta y aletargada, en realidad no lo es. Es consecuencia de una nueva forma de organización social basada en culturas desarrolladas profundamente interiorizadas y dependientes de la educación, cada una protegida por su respectivo estado. Aprovecha algunas de las culturas existentes previamente, generalmente transformándolas durante el proceso, pero no puede hacerlo con todas, porque hay demasiadas”[12].

Las naciones, por tanto, no son algo natural, así como tampoco han sido los estados nacionales el destino final de los grupos étnicos y culturales. De este modo rechaza Gellner el mito de los nacionalistas. El nacionalismo no es el despertar de unas supuestas unidades míticas naturales dadas. Son, más bien, la cristalización de nuevas unidades culturales posibilitada por las condiciones que la sociedad industrial impone.

Qué es, por tanto, el nacionalismo. Tradicionalmente se acude al par voluntad o cultura para fundamentar el ideal nacionalista. Gellner analiza estas posiciones, y si bien no las desecha (evidentemente la voluntad juega un papel esencial en las adhesiones de los individuos, y el elemento cultural, como hemos venido viendo, también está presente en sus planteamientos), las matiza, y les añade un tercer elemento, imprescindible: el Estado. Pero por qué no basta con la voluntad para definir la nación. Esta constituye un factor fundamental en la formación de la adhesión a los grupos, ya sean estos grandes o pequeños. Pero la autoidentificación tácita ha operado a favor de todo tipo de agrupamientos: “en otras palabras, aun cuando la voluntad sea la base de una nación (parafraseando una definición idealista de estado), lo es a la vez de tantas otras cosas que no nos permite definir el concepto de nación de esta forma”[13]. La voluntad, podríamos decir, constituye un elemento necesario para definir el nacionalismo, pero no suficiente.

Qué ocurre con la cultura. El argumento es prácticamente el mismo. La riqueza cultural y la variedad de culturas es tal, que difícilmente coincide esta con los límites de las naciones existentes. Hay más culturas que naciones y nacionalismos. Lo que ocurre, nos dice Gellner, es que cuando las condiciones sociales generales (estas son las que se dan en la época del industrialismo) contribuyen a la existencia de culturas desarrolladas estandarizadas, homogéneas, y centralizadas, que penetran en poblaciones enteras, las culturas santificadas y unificadas por una educación bien definida, constituyen  la única clase de unidad con la que el hombre se identifica voluntariamente. “Es en estas condiciones, y solo en ellas, cuando puede definirse a las naciones atendiendo a la voluntad y a la cultura, y, en realidad, a la convergencia de ambas con unidades políticas. En estas condiciones el hombre quiere estar políticamente unido a aquellos, y solo a aquellos, que comparten su cultura (…) La fusión de voluntad, cultura y estado se convierte en norma, y en una norma que no es fácil ni frecuente ver incumplida”[14]. Voluntad, cultura y estado, por tanto, constituyen los elementos fundamentales que constituyen el nacionalismo. No hay nación sin estado; el estado antecede a la nación. De esta manera Gellner se opone a aquellos teóricos del nacionalismo que hacían de este la base de los estados.

Es justo lo contrario. Y este es el engaño y autoengaño que lleva a cabo el nacionalismo: el nacionalismo es la imposición general de una cultura desarrollada a una sociedad en la que hasta entonces la mayoría de la población se identificaba con grupos culturales pequeños. La imposición de esta cultura general, homogénea y estandarizada, se hace necesariamente desplazando a los anteriores ejes de identificación primarios. Así, el nacionalismo engendra las naciones, no a la inversa.

Conclusión: algunas críticas al modelo de Gellner.

Podemos concluir señalando algunos de los aspectos que han sido más criticados dentro del planteamiento en torno al nacionalismo de Gellner. Estas críticas nos servirán para adentrarnos algo más en sus posicionamientos, y para tomar cuenta de algunos de los debates que giran en torno al tema del nacionalismo.

Uno de los aspectos que han determinado las posiciones de los teóricos del nacionalismo, ha sido, como apuntábamos en el primer apartado, la que se refiere a la discusión sobre el origen del nacionalismo, la discusión entre los primordialistas y los modernistas. Para ejemplificar este debate, podemos acudir a Anthony Smith, quien mantendría algunas discusiones con Gellner sobre este tema. Las naciones, dirían los primordialistas, son mucho más viejas de lo que el planteamiento primordialista de Gellner supone. Smith y Hroch ofrecen unos sutiles planteamientos que funden algo del modernismo con elementos primordialistas. Los Estados-nación que se han desarrollado con éxito deben tener un núcleo étnico, dice Smith. En el capítulo quince de su obra Nacionalismo[15], que lleva por título ¿Tienen ombligo las naciones?, plantea Gellner este debate: “La cuestión se puede formular de una forma sencilla: el sentido de la etnicidad, la identificación con una nación y la expresión política de esta apasionada identificación, ¿constituyen algo antiguo y presente ya a lo largo de la historia o son por el contrario, algo moderno, un corolario específico de nuestro mundo reciente?[16]. Gellner, evidentemente se adscribe a esta última posición. No niega que algunas naciones tengan un ombligo étnico, pero es únicamente en la modernidad cuando los elementos que hacen posible la identificación entre reivindicaciones políticas y elementos culturales identitarios, se den de manera en que se dan en el nacionalismo. Propone Gellner una investigación empírica para determinar cuántos Estados tienen un ombligo histórico y cuántos se lo inventan, así como para considerar a aquellos que se las arreglan sin uno ni otro. “Algunas naciones tienen ombligos, algunas llegan a tenerlos, a algunas otras se los imponen sin siquiera buscarlos. Aquellas que poseen ombligos genuinos son probablemente una minoría, pero poco importa, pues lo que importa es la necesidad de ombligos que ha generado la modernidad”[17].

Decíamos que también Gellner presta atención a las críticas de Miroslav Hroch. Este señalaba que el nacionalismo balcánico no se adecuaba a la propuesta de Gellner, porque no tenía nada que ver con el industrialismo. Gellner respondería que el industrialismo proyecta una larga sombra; la cultura que fundamenta el momento del industrialismo, podríamos decir, es fácilmente contagiosa. En Encuentros con el nacionalismo [18] Gellner dedica un apartado a su discusión con Hroch, en la que le reprocha dos aspectos: el primero, dice Gellner, las naciones no existen realmente, solo surgen como una forma de correlación de cultura y política, bajo ciertas condiciones económicas que están lejos de ser universales; y la segunda, la tesis marxista de la transición feudalismo-capitalismo solo es aceptable si es reinterpretada como la transición desde el mundo agrario al mundo industrial.

Pero en relación a las críticas de Hroch, sería más interesante referirnos al primer punto mencionado, a la extensión del nacionalismo allí donde el industrialismo no ha hecho su aparición. Gellner, en Naciones y nacionalismo, narra la historia de Ruritania, dentro del imperio de Megalomanía, y de cómo se extiende a aquella región agrícola el sentimiento nacional. Ruritania, como decimos, es una zona rural, compuesta por pequeños núcleos, cuyos dialectos entroncan todos en el ruritano. Es la cultura de estos muy diferente de la que constituye la corte de Megalomanía. En el momento en que en distintas zonas de Megalomanía se producen procesos de industrialización, estas zonas requerirán mano de obra inmigrante, y serán habitantes de Ruritania, zona sin industrializar, los que acudan, entre otros, a las zonas industrializadas. Estas comunidades se asentarán en los cinturones industriales de las ciudades modernas, y serán las segundas generaciones las que puedan disfrutar de un sistema educativo que les iguale con los grupos étnicos que en un principio constituían la élite burguesa. Serán los miembros de estas segunda generación, dice Gellner, ya formados bajo el auspicio de un sistema educativo estandarizado, estatal, quienes tomen conciencia de la situación de sus lugares de origen, de Ruritania en este caso, y fomenten la conciencia nacional, exaltando aquellos rasgos culturales que para ellos constituyen el hecho diferencial respecto a los del imperio de Megalomanía. De este modo, el nacionalismo no deja de ser consecuencia de las condiciones económicas que auspicia el industrialismo, aunque este nacionalismo surja “a distancia”, lejos de la región en la que ese nacionalismo prosperará. Así respondería Gellner a Hroch: son las élites formadas bajo las condiciones del sistema industrial las que “propagan” el nacionalismo a aquellas regiones donde las condiciones de la industrialización no han llegado.

Otra de las críticas importantes que se ha hecho al sistema de Gellner, has sido la referida a su supuesto funcionalismo. Es David Laitin quien le echa en cara a Gellner un tipo de explicación demasiado funcionalista. Gellner ordenaba las categorías de su filosofía de la historia constantemente, y daba a entender que la necesidad de homogeneidad lingüística y social de las sociedades industriales fuera la causa del nacionalismo. Evidentemente, no tendría sentido tomar las causas como consecuencias; en este caso, tomar la necesidad de una formación social como la causa auténtica de su creación. Pero Gellner contesta que: “La necesidad no engendra realidades. Pero mi teoría no peca contra ella. Es honestamente causal. Las fuerzas políticas y económicas, las aspiraciones de los gobiernos a un mayor poder y de los individuos a una mayor riqueza, han producido en ciertas circunstancias un mundo en que la división del trabajo resulta muy avanzada, la estructura ocupacional altamente inestable, y la mayor parte del trabajo es semántico y comunicativo, más que físico. Esta situación, a su vez, conduce a la adopción de un elevado idioma estándar y codificado vinculado a la alfabetización, requiere que los negocios de todo tipo se realicen en estos términos y reduce a las personas que no son expertos en este idioma a la condición de miembros humillados de segunda clase, condición de la que la política nacionalista ofrece una ruta de escape plausible y muy frecuentada”[19]. La tesis de Gellner, por tanto, es que el nacionalismo deriva de la acción de un grupo cultural y social colocado en desventaja por un espacio cultural nuevamente unificado, estando sus orígenes causales en unas determinadas condiciones políticas y económicas. Y es que el análisis funcionalista no es necesariamente teleológico. Puede evitarse la ilegítima trasformación de las necesidades en causas explicando los mecanismos que vinculan lo requerimiento funcionales de la época industrial, con el surgimiento y consolidación de un idioma nacionalista en un contexto libre y unido a la alfabetización. Estos mecanismos están relacionados con el hecho de que la gente que no logra dominar o rechaza este idioma nacionalista se siente frustrada, como ciudadano de segunda clase, como se colige del texto anteriormente citado.

Con estas breves referencias a algunas de las críticas que sobre el trabajo de Gellner se han vertido, termino este breve esbozo de introducción a su pensamiento. Pensamiento que a mi entender, constituye uno de los intentos más conseguidos de establecer una tipología del nacionalismo que nos ayude a comprender, no solo los orígenes de este movimiento, aún hoy tan vigente, sino su estructura profunda, sus rasgos más propios. Se podría decir, en este sentido, y haciendo referencia a Weber, al que Gellner cita en bastantes ocasiones, que el modelo de Gellner constituye algo así como un “tipo ideal” de modelo nacionalista, aplicable prácticamente allí donde este movimiento se ha dado. Al igual que el modelo weberiano respecto al surgimiento de las sociedades capitalistas con base en expectativas religiosas, el surgimiento del nacionalismo, según el modelo de Gellner, en sociedades con una estructura económica-social determinadas por el sistema industrial, ofrece un potencial explicativo muy rico. Esta ha sido la intención de este breve trabajo: esbozar brevemente la estructura general de su planteamiento. Si bien es cierto que muchos aspectos quedan fuera. Sería interesante, por ejemplo, indagar sobre las fuentes del pensamiento de Gellner, sobre sus concepciones en torno a la técnica, deudoras, al menos esa es mi opinión, de las de su compatriota Patočka, de Heidegger y de Husserl; su opinión respecto al marxismo, o sus referencias al nacionalismo en el mundo islámico, problemas estos que no hacen sino aumentar el interés por un modelo explicativo como el que se ha intentado esbozar en este trabajo.

 Bibliografía.

– Gellner, E.: Encuentros con el nacionalismo. Alianza Editorial, Madrid, 1994.

 ̶   : El arado, la espada y el libro. La estructura de la historia humana. Ediciones Península, Barcelona, 1994.

 ̶   : Nacionalismo. Ediciones Destino, Barcelona, 1997.

 ̶   : Naciones y nacionalismo. Alianza Editorial, Madrid, 1988.

– Hall, J. A. (Ed.): Estado y nación: Ernest Gellner y la teoría del nacionalismo. Cambridge, Madrid, 2000.

– Hastings, A.: La construcción de las nacionalidades. Cambridge University Press, Madrid, 2000.

– König,  Hans-Joachim: Discursos  de  identidad,  estado-nación y ciudadanía en América Latina: viejos problemas, nuevos enfoques y dimensiones.  Historia y Sociedad  (Medellín, Colombia),  núm. 11, 2005.  (pp. 9-32).

-Patočka,  J.: Ensayos heréticos sobre la filosofía de la historia. Ediciones Península, Barcelona, 1988.

– Smith, A. D.: Nacionalismo y modernidad: un estudio crítico de las teoría recientes sobre naciones y nacionalismo. Istmo, Madrid, 2001.

 ____________________________________________________________________________________________________

[1] Hastings, A.: La construcción de las nacionalidades. Cambridge University Press, Madrid, 2000.

[2] Para la siguiente clasificación sigo la obra de Smith, A. D.: Nacionalismo y modernidad: un estudio crítico de las teoría recientes sobre naciones y nacionalismo. Istmo, Madrid, 2001.

[3] König,  Hans-Joachim: “Discursos  de  identidad,  estado-nación y ciudadanía en América Latina: viejos problemas, nuevos enfoques y dimensiones”, en Historia y Sociedad , Medellín,  núm. 11, 2005, págs. 9-32.

[4] Gellner, E.: El arado, la espada y el libro. La estructura de la historia humana. Ediciones Península, Barcelona, 1994, pág. 11.

[5] Ibíd., pág. 14.

[6] Una exposición de la filosofía de la historia de este autor se encuentra sobre todo en: Patočka,  J.: Ensayos heréticos sobre la filosofía de la historia. Ediciones Península, Barcelona, 1988.

[7] Gellner, E.: Encuentros con el nacionalismo. Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 145.

[8] Miroslav Hroch señalará que el nacionalismo balcánico no se adecua a su esquema, puesto que no tenía nada que ver con el industrialismo.

[9] Gellner, E.: Naciones y nacionalismo. Alianza Editorial, Madrid, 1988.

[10] En términos hegelianos, y también marxistas, se hablará de empoderamiento, o de enseñoramiento de la naturaleza, con el fin de acabar, en términos de la dialéctica, con la oposición que supone ese extrañamiento con el que la naturaleza se nos presenta. Como señala Gellner, hay una tendencia al dominio y control de los recursos que viene determinada por la misma noción de racionalidad que antes hemos expuesto.

[11] Ibíd., pág.41.

[12] Ibíd., pág. 69.

[13] Ibíd., pág. 78.

[14] Ibíd., pág. 80

[15] Gellner, E.: Nacionalismo. Ediciones Destino, Barcelona, 1997.

[16] Ibíd., pág. 161.

[17] Ibíd., pág. 180.

[18] Gellner, E.: Encuentros con el nacionalismo. Alianza Editorial, Madrid, 1994

[19] Gellner, E.: Reply to critics. En Hall, J. A. y Jarive, I. C. (Eds): The social Philosophy of Ernest Gellner, Amsterdam, 1996, págs. 629-630.   

Acento cultural, número 1, noviembre 2014, ISSN: 2386-7213

[El contenido de esta página web, imágenes y datos, son propiedad de sus autores. Corresponde a ACENTO y a sus autores los derechos de explotación de este contenido registrado bajo nuestra publicación digital con ISSN: 2386-7213. Este material está protegido con la Ley de Propiedad Intelectual y su difusión total o parcial está permitida siempre y cuando se cite el enlace de esta web o la autoría de los creadores. Muchas gracias.]

Licencia de Creative Commons
Algunas reflexiones en torno al nacionalismo: el modelo de Ernest Gellner. by Vicente J. Díaz Burillo / Laura Tejedor Fuentes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.