Tras más de dos años desde la presentación del Proyecto López Torres a nuestro consistorio y mismo tiempo de trabajo y de negociaciones en las cuales hipotecamos nuestro esfuerzo y depositamos nuestras ilusiones, el proyecto López Torres no será desarrollado por los integrantes de la Asociación Acento Cultural, sus creadores originales.

Como tomelloseros que somos (una buena parte de la asociación), nos hacía especial ilusión este proyecto. Confiábamos en que fuera posible generar un cambio cultural y social desde uno de los espacios más icónicos de la localidad, el Museo Antonio López Torres, a través de un catálogo razonado del Museo, actividades formativas y un largo etcétera. Nuestra formación y experiencia nos guiaba y nos daba confianza acerca de la potencialidad del proyecto, por lo que decidimos generar la mejor propuesta posible, nada de quedarnos en la noticia para que acabara siendo algo residual. Apostábamos por una dinamización total y una nueva imagen del Museo.

Durante todo el tiempo en los que se ha trabajado acerca del mismo (incluida la formación universitaria y experiencia laboral posterior que sirvió para el desarrollo del mismo), hemos tenido en cuenta todo lo necesario para revitalizar al pintor y hacer una adecuada puesta en valor al patrimonio cultural de Tomelloso, incluyendo otros artistas locales. Con este proyecto queríamos dar un paso al frente y formar parte del cambio cultural que necesita esta ciudad, dando trabajo a ciudadanos con formación universitaria (detalle importante) de Tomelloso, y contribuir con nuestro granito de arena a la educación patrimonial e histórica de nuestra ciudad.

Lo que inicialmente tuvimos en cuenta pero, después (ingenuamente) dejamos pasar, fue precisamente lo que ha provocado que este proyecto, no sea realizado por sus creadores: la burocracia y/o la política. Las reuniones con Don Raúl Zatón, concejal de Cultura, únicamente han servido para obtener el dinero de la Diputación y desarrollar el pliego. A pesar de haber sido registrado, parece ser que no tenemos ningún derecho sobre el mismo (de momento). El motivo es bien sencillo pues, nuestro proyecto y nuestro presupuesto fue adaptado (de forma errónea en diversos puntos y sin exigencias en la dinamización del espacio) sobre un pliego de condiciones para un concurso público y, allí, no pudimos ganar. Aunque todo tiene su explicación.

No estábamos preparados para asumir que nuestro proyecto fuera a concurso público y, únicamente fuera valorada la propuesta económica y unas mejoras preestablecidas. Sin hueco para valorar cualitativamente cuál era la mejor propuesta (cosa que desconocíamos y aún hoy en día nos sorprende tal decisión), esto era, sin duda, una lotería para nosotros, para aquellos que llevábamos tiempo desarrollando el proyecto. Al final, una empresa de diseño web de una localidad vecina ha sido la que lo ha ganado legalmente, a la cual, deseamos un gran trabajo y esfuerzo al frente de (nuestro) proyecto con el precio planteado.

Mientras que a los grupos musicales, por ponerles un ejemplo, se les trae por el precio adecuado a su valor de mercado y poseen una “contratación especial”, nuestro proyecto fue infravalorado desde un principio. Ni posibilidad de negociación (real), ni convenio con nuestra asociación, ni nada parecido a ello. Únicamente concurso público. Lo habríamos adaptado de la forma que sea al precio que hubiéramos negociado, pero nada. Imposible.

No hace falta mencionar qué es y quiénes forman Acento Cultural. Hemos colaborado con Cáritas, la protectora de animales, Los Delfines, refugiados sirios y un largo etcétera. Nos mueve la sinergia entre la Cultura y la mejora de nuestra sociedad. Pero, en esta ocasión no ha podido ser, y uno de nuestros proyectos más ambiciosos, se lo han llevado otros. Pero, tranquilos, que nuestro consuelo es que, tanto como artistas, profesores de secundaria y como agentes de la Cultura, seguiremos adelante con nuestro perenne activismo cultural. Nuestra acción está ligada a nuestras profesiones e intereses.

Habrá mucho que meditar acerca de este proyecto, sobre si queremos o no seguir insistiendo en él, sobre si estamos dispuestos a reunir fuerzas para planificar y desarrollar por libre el gabinete didáctico que dinamizara el espacio, tal y como soñábamos, y lo que es peor, también tenemos que pensar si queremos seguir planteando proyectos verdaderamente significativos y de gran magnitud para nuestra localidad, Tomelloso. Más aún con la desagradable sensación que actualmente tenemos tras lo sucedido.

Estamos deseando dejar atrás este triste episodio en el que, a pesar de la legalidad del concurso público que no ponemos en cuestión, nos sentimos engañados. Creemos que se han aprovechado de nosotros, de nuestra formación y experiencia, y de nuestro trabajo. Desde Acento Cultural seguiremos formando parte de la Cultura más allá de cualquier gobierno temporal. Seguiremos defendiendo el valor del diálogo, la necesidad de evaluación real en el marco cultural, la formación y experiencia, y como no, el esfuerzo. Todo en beneficio de la mejora de nuestra sociedad.

De momento, hay una cosa que tenemos claro, no somos los únicos a quienes les ha sucedido algo así. Plenamente conscientes de que sucede de forma generalizada, deseamos que esta mala práctica sea eliminada. Como no va a ser el último proyecto cultural que presentemos, aquí o donde sea, queremos aprender para que esto no se vuelva a repetir. Ni aquí, ni en ningún sitio, ni a nadie más. Sentimos una pérdida de fe en nuestras instituciones más cercanas, desconfiamos completamente de iniciar una nueva negociación ante un nuevo proyecto y nos gustaría dedicar la poca fuerza e ilusión que nos queda en evitar futuros descalabros semejantes para toda persona o asociación que se arriesgue a recorrer este camino. Siempre pensando de manera constructiva, planteando propuestas hacia un cambio a mejor.

Tal vez los trámites/límites de contratación no acompañen en determinadas circunstancias, como consecuencia de los malos actos pretéritos sobre el dinero público pero, señores concejales (pasados, presentes y futuros), si tanto miran por el bienestar de sus ciudadanos, no permitan que las ideas se marchen o se encierren. La crisis hizo regresar a sus pueblos a muchos trabajadores, formados y experimentados, por lo que, aprovechen esa situación. Al fin y al cabo, ustedes son los gestores (temporalmente, según dicten las urnas).

 

¿QUÉ CONCLUSIONES HEMOS SACADO?

-Tomelloso debe desarrollar protocolos adecuados para la recepción y el reconocimiento de la propiedad intelectual de los proyectos presentados a las instituciones.

-En el marco cultural, ha de evaluarse la calidad de los proyectos y propuestas presentadas, siendo mensurables a través de indicadores claros y objetivos, sin olvidar la parte económica pero, que esta no sea la única. Un ejemplo claro ha sido este proyecto, en cuyo concurso público premiaba la propuesta económica y tres mejoras preestablecidas, además de que las fases no están en consonancia con el proyecto. De hecho, no hay espacio para presentar y evaluar algo llamado “proyecto”.

-Falta de agilidad ante las respuestas. ¿Saben que este proyecto surgió para las efemérides del año 2016 (30º aniversario del Museo Antonio López Torres) y del 2017 (30º aniversario del fallecimiento del pintor)? Vean la fecha en la que nos encontramos.

-Todo esto demuestra que nuestro proyecto paralelo, el Libro Blanco de la Cultura en Tomelloso es absolutamente necesario y, su función como espacio de reflexión y exposición de propuestas para la mejora de la Cultura local es prioritario para esta ciudad. En los próximos meses estará publicado.

-Seguiremos peleando por hacer real aquello de la “Atenas de la Mancha” mediante el activismo cultural.

PD. Para los ciudadanos, periodistas, curiosos y estudiosos, les informamos que en nuestra web está publicada una cronología de todo el proceso vital de este proyecto, para aportar información pormenorizada sobre el mismo para quien tenga interés: http://www.acentocultural.com/proyectos/lopeztorres2017/

Creative Commons Licence
Crónica de una desilusión: el proyecto López Torres. by Acento Cultural is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

 

Acento Cultural, número 42, Abril 2018, ISSN: 2386-7213.

[El contenido de esta página web, imágenes y datos, son propiedad de sus autores. Corresponde a ACENTO y a sus autores los derechos de explotación de este contenido registrado bajo nuestra publicación digital con ISSN: 2386-7213. Este material está protegido con la Ley de Propiedad Intelectual y su difusión total o parcial está permitida siempre y cuando se cite el enlace de esta web o la autoría de los creadores. Muchas gracias.]