Entrevista a José Miguel Alguer Romero.

Bremen (Alemania), 1965.

Alguer Romero es uno de esos artistas que cuando entras en una de sus exposiciones, no te deja indiferente, su obra hace que te recrees en ella, que la mires y la vuelvas a mirar. Años atrás realizó incursiones en concursos de pintura rápida, observando también a otros artistas que trabajaban con la técnica del collage y, en sus comienzos, realiza alguna obra tímidamente con esta técnica, aunque desde hace cuatro años, ha retomado su investigación y trabaja con ella.

Importante es la preparación de la base, donde pega los trozos de periódico publicidad o fotografías, pero siempre de forma estudiada, y gráficamente buscando un sentido con lo que posteriormente pintará encima, esta base no está realizada al azar. Cuando comienza a pintar, realizar transparencias, etcétera, va convirtiendo el soporte en una superficie llena de texturas detalle y color.

José Miguel se forma en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Valencia, en la Especialidad de Dibujo Publicitario “Diseño Gráfico”. Aunque artísticamente podemos decir que tiene una formación autodidacta, en el dibujo y composición de sus cuadros podemos apreciar las enseñanzas aprendidas de esta escuela, sobre todo en las obras realizadas en su comienzo, donde podemos comprobar composiciones que, indudablemente, nos recuerdan la viñeta de cómic o el cartel.

 

Nacido en Bremen pero criado en España, la emigración a Alemania ya le suena a usted, ¿no?

El que hoy día el ciudadano se busque el sustento en otros países vecinos, debido al problema económico actual a mí no me viene de nuevas, a mi padre le pilló la juventud con una Europa rota por el final de la segunda guerra mundial. Se tenían que reconstruir las ciudades y por los años 60 Alemania era un país en crecimiento con mucho trabajo, mi padre no dudó en irse a trabajar, sabiendo soldar encontró trabajo en la construcción de barcos en astilleros navales y allí conoció a mi madre, onubense, que también se había desplazado al país para trabajar. Se casaron y nací yo. Pasé los dos primeros años en Huelva, con la familia de mi madre, quien volvió para dar a luz a mi hermano y, con tres años aproximadamente, nos afincamos en Valencia con la familia de mi padre.

Aunque él anduvo 15 años trabajando entre Alemania, Bélgica y Holanda, mi nacimiento en ese país lo he considerado un mero accidente, mis recuerdos de infancia siempre han sido en esta mi querida tierra Valiente y dos veces leal, Valencia.

¿Dónde y cómo nace el artista que hay dentro de usted?

Soy de los que cree que el artista se hace, aunque también es verdad que hay gente que nace con cierta disposición para distintas habilidades. Nací en una familia en la que, aunque no conocidos, tuve familiares habilidosos para ciertas disciplinas artísticas, unido a una tierra en la que el arte, la música y el folclore rebosa por cada rincón, te acaba envolviendo y haciéndote participe de su cultura.

Desde pequeño me fui dando cuenta que me era más cómodo expresar lo que mis ojos veían con un dibujo que, con las letras o la palabra. Me sentía a gusto con los lápices de colores y las ceras, y pronto empecé a experimentar con los pinceles. Si no recuerdo mal, con doce años me regalaron mi primer estuche de óleos, y mi madrina me hizo el primer encargo, un cuadro para su comedor que no sé qué suerte habrá corrido dicho lienzo.

¿Cómo se definiría?

Para mi es difícil definirme como persona, siempre me da la sensación de dar una impresión errónea de como soy, por lo general introvertido, siempre pensado en mis cosas, en mis nuevos cuadros, en mis proyectos, pero también puedo ser extrovertido, conversador y cachondo, me dicen que el pronto doy siempre la imagen de una persona seria.

Artísticamente me pasa lo mismo, aunque desde mis comienzos he sido fiel al realismo, en distintas facetas y técnicas, cierto es que mis comienzos en el colorido me tachaban de fauvista, después tuve una faceta de hacer técnicas mixtas y colorido más cercano a la realidad, pero con esa luminosidad característica del mediterráneo, que también plasmó el artista universal Sorolla, hasta hoy día que trabajo la técnica del collage, tanto en paisaje como figurativo.

Pintura, collage, fotografía y diseño pero, ¿dónde se encuentra más cómodo?

Cuando acabé el EGB, con 14 años junto a otro compañero del colegio nos acercamos, “como conocían a la escuela nuestros padres” a San Carlos. En aquel año el edificio ya estaba separado en dos, una parte era la Facultad de Bellas Artes, donde para entrar necesitabas como mínimo, si no recuerdo mal los estudios del BUP, y la otra correspondía a la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos.

Yo iba con la idea de formarme como pintor, pero eso quedaba para la Facultad, por lo que tuve que elegir en artes y oficios entre las especialidades artísticas de joyería, talla en madera, fotografía, cómic, figurines, decorador, dibujo publicitario, y creo que de este último me atrajo el nombre, pues no tenía muy claro de qué se trataba.

Al final de la formación me había enamorado del oficio, sobre todo porque lo realicé en una época en la que se trabajaba con los pinceles, gouaches, tramas y letraset.

Con los años me fui actualizado con los cursos de fotografía y ordenador, pero después de ganar varios premios en carteles y de diseño de logotipos, me di cuenta que echaba de menos los lápices, los pinceles y “mancharme las manos”, no obstante hoy día, soy incapaz de hacer un diseño directamente en el ordenador, lo boceto primero a mano, como aprendí, y después trabajo sobre lo escaneado.

Por lo que en el año 1992 retomo la pintura de una forma más continuada y me lanzo a experimentar con técnicas y materiales. Por eso en estos últimos años disfruto con el collage, porque me preparo el soporte, el material, lo pego o realizo transferencia, lo fondeo y patino, y posteriormente dibujo y pinto. Todo un proceso manual para el deleite de los sentidos.

Entrevista realizada por Ricardo Ortega Olmedo.

Obras

Figurativo III, La Mirada Azul (Homenaje a Miguel Hernández), 2011.

80 x 80 cm. Collage, acrílico, tablex sobre Bastidor.

“Todo era azul delante de aquellos ojos y era

verde hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos.

Porque el color hallaba su encarnación primera

dentro de aquellos ojos de frágiles reflejos.

Ojos nacientes: luces en una doble esfera.

Todo radiaba en torno como un solar de espejos.

Vivificar las cosas para la primavera

 poder fue de unos ojos que nunca han sido viejos.

 Se los devoran. ¿Sabes? No soy feliz. No hay goce

 como sentir aquella mirada inundadora.

Cuando se me alejaba, me despedí del día.

 La claridad brotaba de su directo roce,

 pero los devoraron. Y están brotando ahora

penumbras como el pardo rubor de la agonía”.

 Miguel Hernández.

2011-2 Figurativo III - La Mirada Azul Homenaje a M H_baja

Cuando leí los poemas de Hernández elegidos para realizar la Exposición, sin duda mi mente se recreó con este corto pero intenso poema Todo era Azul, los artistas tenemos esa destreza de recrearnos en las cosas, en las palabras que nos dicen, que nos tramiten que nos recuerdan experiencias vividas, y que posteriormente plasmamos para hacer partícipes de nuestros sentimientos a la gente que los contempla toca mira o lee.

Recuerdos de niñez, hijo de la inmigración como soy me vino a la mente esas imágenes que tenia de niño, cuando mi madre me decía, en unos días llega tu padre, normalmente solía hace una o dos visitas al año, recuerdo que de visita a visita, prácticamente no me acordaba de su cara, para mi era un perfecto desconocido, y que cuando comenzaba a acostumbrarme a su presencia, a su olor, tenía que volver al trabajo, recuerdo los pitidos, el sonido de las llamadas por los altavoces, y el ruido y olor de las máquinas de tren en la estación del Norte a entradas horas de la noche, montones de maletas, llanto en silencio de mi madre asomando unas lágrimas por las mejillas sonrosadas, de miradas, de despedidas desde la ventana, de soledades, sollozos internos que me afligen el alma, y de cómo lentamente el tren se ponía en marcha, y se alejaba, alejaba, alejaba…

Llanto de niñez, lloro de juventud y lágrimas en la madurez, por no tener cerca a las personas queridas, agoniza el alma en llanto a lágrima viva, mientras las estaciones del año cambia los colores del entorno, todo a mi alrededor se transforma, pero en mis ojos siguen cayendo lágrimas, porque sé que aunque te tenga aquí, a mi lado, sigues estando lejos, muy lejos, en suspiros de recuerdos que te traen alegría, que un día se convertirá en llanto de tristeza, por no tener ahora, lo que un día fueron lágrimas de alegría.

_________________

Urbana Rústica XII, 2012.

Díptico 24 x 24  (Total 48 x 24 cm.) Collage y acrílico, tablex sobre bastidor.

Parte superior del Díptico. Finalista VII Certamen nacional Mini Cuadros Muz-Martínez 2012.

Urbana Rustica XII - Tabarca Alicante

Me fui introduciendo tímidamente en los concursos de pintura rápida, poco a poco estos fueron aumentando, y aunque los artistas que nos juntamos somos de distintos estilos, el tema común visto desde distintas visiones es el mismo, las calles o entorno en un 99% pueblo de la geografía española, por esta razón, como si del catastro se tratase, se me ocurrió poner como título a una de las obras Urbana Rustica, me gustó tanto que lo convertí en una serie.

La visión del artista cuando llega aún pueblo o ciudad, es realizar una obra con algo representativo de la población, por lo general un monumento, iglesia o vista general desde la lejanía, con la pintura rápida el primer problema con el que te encuentras es aprender a encuadrar con visión diría, fotográfica, no estas copiando de una foto, sino tienes una visión mucho más amplia, y tienes que aprender a reducir esa visión al detalle e “interpretar”, y quedarte con la primera luz que te ha impresionado en el momento de decir, voy a pintar esto, pues en la calle, si no manchas rápido la primera impresión, cuando te das cuenta las luces y sombras han cambiado.

En los cuadros realizados en el estudio de esta serie, como en el caso que nos ocupa, intento captar esa impronta de la obra realizada en la calle, con la ventaja en estos casos que la luz ya no cambia.

 __________________

Figurativo VII. Playas de interior, 2012.

122 x 91 cm. Collage, acrílico, tablex sobre bastidor.

Obra seleccionada en: Bienal de Pintura Manises 2012.

Figurativo VII - Playa de Interior

Después de muchas obras con el paisaje como tema principal, y de casi tres años sin tocar el tema de la figura, sentía la necesidad de cambiar de aires artísticamente hablando y volver a retomar el arte figurativo.

Gran ayuda para volver a este tema la tuvo el colectivo arteEnred, pues los temas elegidos para sus colectivas, los entendía resueltos con obras en la que la figura tomaba una parte importante en la obra, y aunque en un principio, pongo títulos como, Dos épocas a orillas de Valencia, la siguiente la bautizo como Figurativo II, hasta la fecha de hoy con la obra terminada de Figurativo X.

Una de las costumbres que he cogido desde el invento y comodidad de las cámaras digitales, es llevármela en ristre cada vez que salgo un domingo por ahí, y fotografiar todo aquello que me llama la atención y que posteriormente me puede servir para realizar una obra.

El cuadro que nos ocupa, Figurativo VII – Playas de Interior. Como el subtítulo dice hace referencia a todas esas poblaciones de interior que convierten los ríos en puntos de encuentro, refresco y diversión y en los que te puedes encontrar objetos comunes con los de la costa, como son las sombrillas, colchonetas y barcas hinchables.

 ____________________

Buscando la Inspiración 002, 2013.

100 x 81 cm. Collage, acrílico y pan de plata, tablex sobre bastidor. 2013.

PENTAX DIGITAL CAMERA

La serie “Buscando la Inspiración” nace del subtítulo de la obra Figurativo IV, en ella me inspiro en un arte muy latente en mi tierra, la música, concretamente en las bandas, representando una chica saxofonista con la mirada perdida, pensando en la obra que va a interpretar, concentrada, buscando la inspiración perdida.

Técnicamente incorporo al collage un nuevo material, probado tímidamente en otras obras, en este caso realizo el saxofón con pan de oro, dándole mucha fuerza a la misma. La obra gusta y es vendida en Francia, por lo que decido hacer esta serie de reciente creación, ampliándola no solo a los músicos de banda y clásica, sino a los de Rock y Jazz, un nuevo proyecto que espero guste y con el que tengo muchas ganas de trabajar.

http://josealguer.blogspot.com

Licencia de Creative Commons
Entrevista a José Miguel Alguer Romero by Ricardo Ortega Olmedo y José Miguel Alguer Romero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Acento cultural, número 5, enero 2015, ISSN: 2386-7213

[El contenido de esta página web, imágenes y datos, son propiedad de sus autores. Corresponde a ACENTO y a sus autores los derechos de explotación de este contenido registrado bajo nuestra publicación digital con ISSN: 2386-7213. Este material está protegido con la Ley de Propiedad Intelectual y su difusión total o parcial está permitida siempre y cuando se cite el enlace de esta web o la autoría de los creadores. Muchas gracias.]