1. Declaración de principios.

Habla una niña que empezó a amar el teatro viendo el montaje de una obra de Lorca por un grupo de Tomelloso.

Habla una fan de actores, actrices, directoras, escenógrafos, etc., de mi pueblo.

Habla una estudiante de Literatura que se encontró con una primera clase en la universidad en la que tuvo que escuchar de su profesor favorito: “el teatro no es Literatura”.

Habla una ciudadana crítica con lo que le importa y contraria a la filosofía del pesimismo conformista: “es muy difícil que cambie porque ha sido así de toda la vida”.

Habla alguien que concibe el teatro como algo ritual, sagrado. Mi ritual particular: lectura del texto de Venecia. Desde aquí entiendo esa primera clase en la universidad: claro que no es Literatura porque es mucho más: es juego, dirección, diseño, moda, música, ritmo, acentos, autoevolución, es público.

  1. Lo que tenemos.

“Mi pueblo tiene 11, 12, 14, x+1 grupos de teatro aficionado”. Después de soltar esta declaración rotundamente me quedo más ancha que larga, ya sea en Madrid, en la China o el Perú”.

Nombres: Tespis; Airén; Tadzio; Platea; Moral; Carpe Diem; Harúspices; Anacrusa; Pan pa’ hoy; Entremedias; La Barja; Punto y aparte; Alma Llanera; Pathos; + XXII años de Muestra Local de Teatro Aficionado; + Campaña de fomento teatral a nivel provincial = caldo de cultivo idóneo para sacarle partido como pueblo. A lo que Dionisio se refiere cuando dice: “potencial creativo que ya existe”. Un recordatorio: en ese caldo de cultivo se han fraguado artistas que se han ido de aquí: Juanma Casero, Alfredo Crespo, Isaac Gallego, etcétera.

  1. El teatro aficionado.

Recuerdo que en la clausura de la muestra provincial del 2011 José María Arcos leyó unas palabras introductorias en las que reflexiona a sobre el concepto de aficionado, amateur. “El que ama”, decía. Y buscando definiciones encuentro:

“El término no guarda relación con el nivel de capacitación o idoneidad en la actividad… El nivel máximo alcanzable está limitado por la voluntad y dedicación que cada uno quiere darle… Amateur no es sinónimo de hobby ni de pasatiempo.

Puesto que es tan extensa nuestra vida teatral como pueblo, hace ya unos años que nos ronda la idea de documentar la historia del teatro de Tomelloso en la que se registrara cartelería, vestuario, fotografía, escenografía, obras, estilos, actores, directores, premios, … Muy en la línea del mapa de la cultura que pretende analizar esta iniciativa de Tomelloso cultural.

Pues bien, una de las primeras cuestiones que aparecen es: ¿Cómo surgen y cuándo los grupos de teatro aficionado en Tomelloso? ¿Cuál es el contexto literario/teatral que enmarcaba esa aparición?

Diseñar una CRONOLOGÍA consciente para extraer conclusiones de lo que somos, es decir, de nuestra identidad. Tenemos una muestra desde hace 22 años, pero ¿cómo hemos evolucionado? ¿Por qué hacemos las cosas? Es necesario un análisis de calidad que nos haga avanzar.

Hay que ser conscientes de tantos factores que afectan al teatro… La cronología es uno, otro es el ESPACIO. Da gusto asomarse al Facebook de la CNTC (Compañía Nacional de Teatro Clásico) estos días y, ver cómo muestran con orgullo las fotos de su, de nuestro, Teatro de la comedia. ¿Dónde están las fotos de nuestros teatros? El Cervantes… El Principal…

En serio, ¿Atenas de la Mancha sin teatros? Ah, y otra cosa. No he dicho “nuestro Teatro de la Comedia” por casualidad. Es que el teatro es de todos y hay que normalizar su uso. Desaparecieron espacios, pero se construyeron otros: tenemos un teatro de la leche (aunque se oiga de pena, sea aficionado o profesional el que se suba en sus tablas), un auditorio y… ¡plazas, parques, calle!

Somos nosotros mismos los que tenemos que aportar la voluntad de fomentar y cuidar lo nuestro, nuestra singularidad. Dionisio se preguntaba el interés que podía suscitar la atención del público desde lo genuino nuestro. En general, a nivel cultural, pero también teatral.

En una de las preguntas de las encuestas tenemos: “¿cómo mejorar?”. Los grupos de teatro aficionado nos hemos hecho esa pregunta: en el 2013 nos reunimos para reclamar distintas cuestiones al equipo de gobierno del ayuntamiento. Ponernos en contacto y establecer puntos comunes entre nosotros creo que nos sentó bien. Ahora habría que llevarlo más allá: no solo para reclamar, sino para mejorar por nosotros mismos.  Está en nuestras manos construir algo sólido, de contenido real en base a lo que ya tenemos.

  1. Formación: Dirigir el barco. Lo que Brook llama: “reesencialización de formas y contenidos”. Abogar más por un teatro inmediato, del presente, en el que destaquen esos rasgos de nuestra identidad que pueden crear un sello propio. No hay que caer en el teatro mortal, por ello hace falta un objetivo: ¿por qué y para qué el teatro?, ¿por qué aplaudimos y a qué?, ¿qué podría explorar? Los actores, directores, dramaturgos, críticos, … y público deben hacerse estar preguntas.
  2. Cobertura de comunicación: “El viaje a ninguna parte”, idea de Miryam Espinosa desde Radio Tomelloso tenía una proyección muy escasa. Es curioso lo que dice Brook al respecto del crítico: “El crítico es parte de un todo y carece de verdadera importancia el hecho de que escriba sus observaciones de manera rápida o lenta, breve o larga. ¿Se ha hecho una idea de cómo pudiera ser el teatro de su comunidad y revisa esta idea de acuerdo con cada experiencia que vive? ¿Cuántos críticos ven su función desde este prisma? Tanto mejor será un crítico cuanto más ahonde, se reúna, charle, discuta, observe, intervenga,…
  3. Apostar por otros formatos: poesía, monólogos, lecturas dramáticas, exposiciones, diálogos, etcétera.
  4. Concepto de red: Tenemos dos ejemplos que demuestran que funcionamos juntos cuando nos lo proponemos: “250 Aniversario de Tomelloso” y otro más personal, pero cortado bajo el mismo patrón, “The show must go on” de la Pitu.

Ho portem dins. Lo llevamos dentro.

Sonia Ruiz Parra.

Licencia de Creative Commons
Literatura y teatro en Tomelloso by Sonia Ruiz Parra is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Acento cultural, número 15, octubre 2015, ISSN: 2386-7213

[El contenido de esta página web, imágenes y datos, son propiedad de sus autores. Corresponde a ACENTO y a sus autores los derechos de explotación de este contenido registrado bajo nuestra publicación digital con ISSN: 2386-7213. Este material está protegido con la Ley de Propiedad Intelectual y su difusión total o parcial está permitida siempre y cuando se cite el enlace de esta web o la autoría de los creadores. Muchas gracias.]